Este diciembre lo empezamos con mucha energía. El primer taller monográfico ha sido de patronaje Zero Waste impartido por Anastasia.

Anastasia una vez finalizo su carrera universitaria de diseño decidió centrarse y aprender todo el movimiento Zero Waste, que como nos dice el nombre es intentar reducir al máximo los residuos que se generan en la confección de prendas.

Ya sabéis que la industria textil es la que más contamina, por el uso de tintes y agua. Si investigamos un poco por internet encontramos que al año se producen unos 400 mil millones de metros cuadrados de tejido por todo el mundo, que unos 60 mil millones de metros cuadrados se pierden al cortar las piezas de ropa y estos terminan en la basura. La gran mayoría en vertederos en Asía, lejos del ojo humano. Lo que conlleva que este 20% de energía y dinero desembolsado en cultivo de fibra, cosecha, tejido, transporte, etc, se gasten para tirarlos en la basura.

Zero Waste es una técnica de patronaje textil cuyo objetivo es reducir al máximo los desechos de tela e incluir toda la pieza de tejido en el diseño. Se intenta de esta forma introducir los residuos al diseño de la prenda incrementando su valor estético y funcional. Esta técnica ya se venía utilizando desde la antigüedad. Prendas como el quitón griego y el Kimono japonés estaban confeccionadas a partir de un patrón de estas características. Ya por aquel entonces el desarrollo de soluciones creativas surgía en respuesta a necesidades de ahorro.

Esta filosofía de diseño promueve la necesidad de considerar que no existe tejido innecesario o tejido no útil. Si se aprovecha el tejido al 100% se reduce el malgaste innecesario con todo lo que ello conlleva (la contaminación viene desde la recolección o creación de la fibra hasta los acabados del tejido). También crea vínculos emocionales con la prenda final. Dicha prenda te demuestra que ha habido una larga reflexión y experimentación sobre ella, que ha necesitado de la mente, la paciencia y la dedicación de una persona.

Hay dos grandes categorías de residuos textiles: residuos pre-consumo y residuos post-consumo. Los residuos pre-consumo se generan durante la fabricación de ropa, mediante excedentes productivos. Los residuos pots-consumo son aquellos que se caracterizan por un alto volumen de generación, derivado de la actividad de consumo masivo, lo que responsabiliza al fabricante de asumir su residuo y al generador de hacer la estrega de estos.

Una vez echa esta pequeña introducción de la filosofía Zero Waste, nos pusimos a planificar el abrigo Kimono, que por cierto Anastasia lo lucia.

Recalco que para los patronistas tradicionales, es un curso donde se te rompen todos tus esquemas, ya que las marcadas dejan de tener recto hilo. Tienes que realizar con un retal de unas medidas precisas, sin desperdiciar ni un gramo de tejido salga la prenda.

Eramos un poco incrédulas al principio, pero tenemos que decir que no desperdiciamos NADA de tejido. Quedaron unos abrigos espectaculares, que con el frio que hace en Lleida seguro que los aprovechamos al máximo.

Anastasia es un encanto de mujer, fuerte y luchadora. Os animo a que investiguéis sobre el zero waste, e intentes aplicarlo en tu día a día, no solo en la moda costuril sino en todo lo que conlleva nuestro planeta. Y te esperamos en el próximo taller que será el 26 de enero donde realizaremos una falda Zero Waste.